Recomendaciones para reforzar las medidas básicas de bioseguridad en granjas porcinas

Debido al gran impacto de la Diarrea Epidémica Porcina (PED) en el mundo, y a fin de evitar el ingreso de agentes causantes de enfermedades.

sindrome-respiratorio

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a los productores porcinos la importancia de reforzar las medidas de bioseguridad en las granjas, a fin de evitar el ingreso de agentes causantes de enfermedades. La aplicación de estas medidas permitirá mantener el estatus sanitario de los animales, y con ello, los rindes productivos esperados.

La Diarrea Epidémica Porcina (PED) provoca cuadros  gastroentéricos agudos en los cerdos muy similares a los causados por la  Gastroenteritis Transmisible (TGE), otra enfermedad viral que se encuentra presente en nuestro país.

Las vías más frecuentes de ingreso de las enfermedades a las granjas son introducción de animales; semen; viento; vehículos; personas; equipos (herramientas, utensilios, etc.); agua; alimentos y fauna silvestre, entre otros.

La prevención consiste en la aplicación de estrictas medidas de bioseguridad que refuercen la restricción del ingreso de personas, el control en el ingreso de animales y las prácticas de desinfección de instalaciones, vehículos y equipos (herramientas, utensilios, etc.)

Actualmente, la República Argentina se encuentra libre de Diarrea Epidémica Porcina (PED, por sus siglas en inglés), pero a raíz de la gran difusión de la enfermedad en el continente americano, resulta imprescindible reforzar al máximo las medidas de bioseguridad.

Es por ello que el Senasa recomienda:

  • Mantener los cercos perimetrales y accesos al establecimiento siempre cerrados para evitar el contacto con otros cerdos, animales domésticos o silvestres.
  • Evitar el ingreso y el contacto de los cerdos con personas ajenas a la granja.
  • Los trabajadores de la granja deben tener ropa de uso exclusivo en la misma y no visitar otros establecimientos porcinos.
  • No permitir el ingreso de carne de cerdo o subproductos al establecimiento.
  • Limpiar y desinfectar los camiones, implementando el uso de un pediluvio con cloro al ingreso de sus corrales y reponiéndolo frecuentemente.
  • El lugar de carga y descarga debe estar alejado del área donde aloja a los animales.
  • Mantener actualizado un libro de registros de ingresos de visitas y vehículos.
  • No intercambiar equipos, maquinarias y elementos con otros establecimientos porcinos.
  • Verificar la calidad y seguridad del alimento y del agua que provee a los animales.
  • Implementar un plan para el control de plagas e insectos, instalando trampas, mosquiteros y mallas antipájaros.
  • Evitar la acumulación de basura y malezas que favorecen la presencia de roedores.
  • Contar con sistemas apropiados de eliminación y tratamiento del estiércol y cadáveres. Implementar sistemas de composta, fosas o incineradores, siempre cercados y alejados de los galpones.
  • Los cerdos que ingresen deben provenir de una granja con nivel sanitario igual o superior a la propia granja. Respetar el periodo de cuarentena y aislamiento, así como  las determinaciones diagnósticas que aseguren la introducción de animales libres de enfermedades.
  • No intercambiar animales ni semen de origen desconocido.
    No ingresar al país animales, semen, ni productos porcinos sin la autorización del Senasa. Con esta práctica se pone en riesgo el estatus nacional para estas y otras enfermedades.

Resulta fundamental que las personas que observen o sospechen de la presencia de eventos sanitarios con alta mortalidad en lechones, diarreas y vómitos, notifiquen de manera inmediata a la oficina del Senasa más cercana.

Tal vez te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *